“La Junta aprueba a dos alumnas de instituto que sólo sacaron un 1”

¿Cómo aprobar sin estudiar? ¿Dejándose los ojos escribiendo apretadas chuletas? ¿Gastándose un dineral en sofisticada tecnología WiFi? ¿Aprendiendo complicados códigos de comunicación secreta? ¿Dando el cambiazo a riesgo de que te pesquen?… No, es mucho más fácil que todo eso. Simplemente, llame a algún amigo en la Consejería de Educación.

Fuente: elmundo.es

04/02/2016 11:12Resultado de imagen de estudiantes aburridos

La Consejería de Educación ha aprobado a dos alumnas de un instituto sevillano que sacaron sendos 1 en la evaluación extraordinaria de septiembre y pese a reconocer que los conocimientos que atesoraban eran «del todo insuficientes». La Junta basa la decisión en supuestos defectos de forma.

Así lo denunció ayer la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (Apia), que censuró la actuación de la Administración autonómica, al considerar que su resolución supone una desautorización a «profesores e inspectores educativos».

Los nuevos ‘aprobados de despacho’ beneficiaron a dos alumnas de un centro de la localidad sevillana de Lebrija que demostraron un escaso nivel en el examen de septiembre, como acredita el hecho de que sólo obtuvieron un 1 de puntuación cada una.

Apia lamentó la «práctica reiterada» de Educación de «regalar aprobados», al tiempo que denunció que la Administración invoque presuntos defectos de forma «cuando la propia Delegación [de la Consejería de Educación en Sevilla] incurre también en defectos de forma al incumplir los plazos previstos en el artículo 20.12 de la Orden de 15 de diciembre de 2008, por la que se establece la ordenación de la evaluación de Bachillerato en Andalucía».

El sindicato considera que la medida es «absolutamente arbitraria» y no entiende por qué se les da una calificación de 5 y no otra -mayor o menor- cuando la propia resolución admite textualmente que los conocimientos demostrados «son del todo insuficientes».

Tampoco es comprensible, según Apia, que «se sustituya la función evaluadora del profesorado concediendo el aprobado de forma automática, en lugar de exigir la corrección de esos presuntos defectos formales y proceder a una nueva evaluación».

Para el colectivo de profesores de instituto, la «excusa» esgrimida por la comisión técnica provincial de reclamaciones a la hora de justificar los aprobados supone «no sólo desautorizar al profesorado, algo por desgracia bastante más frecuente de lo deseable, sino que deja en muy mal lugar al servicio de inspección educativa que tiene entre sus principales funciones examinar y comprobar la documentación académica, pedagógica y administrativa de los centros». Y añade: «Leyendo dicha resolución, parece que se da a entender que la Inspección no ha cumplido en absoluto con su cometido».

El caso de los ‘aprobados de despacho’ de Lebrija no es el primero. A dos estudiantes del IES Vicente Espinel de Málaga también se les aprobó tras suspender en septiembre de 2014 las asignaturas de Latín y Griego, uno con un 0,2. Se invocaron defectos formales en la documentación presentada por los equipos docentes.

Anuncios