Un grupo de profesores de Cehegín solicita la suspensión de la evaluación LOMCE

Un grupo de 39 profesores del IES Alquipir de Cehegín nos remiten un escrito dirigido a la Consejera de Educación y Universidades de la Región de Murcia en el que le solicitan que no sea de aplicación para el actual curso 2015/16 el nuevo sistema de evaluación y calificación previsto en la LOMCE. Lo reproducimos a continuación:

“Los profesores del I.E.S. Alquipir de Cehegín (Murcia), cuyos D.N.I., nombres y firma aparecen en las hojas adjuntas, con relación al nuevo sistema de evaluación y calificación que hay que introducir en las programaciones didácticas de los cursos en los que se ha implantado la LOMCE este año académico 2015/16.

MANIFIESTAN:

a) Que las referencias legales en que se basan las razones que exponen las concretan en el Anexo a este escrito, para que puedan ser consultadas por Vd., en caso necesario.
b) Que la normativa nos obliga a informar a los alumnos, al comienzo del curso, de los criterios de evaluación y de calificación para cada materia.(Anexo: Referencia legal 1)
c) Que la fecha límite para presentar las programaciones docentes es el 18 de marzo de 2016, siendo el sistema de calificación y de evaluación de los estándares de aprendizaje parte fundamental de las mismas, y como profesionales de la enseñanza estamos haciendo todo lo posible para poder cumplir esa fecha. (Referencia legal 2)
d) Que los decretos que establecen los currículos de ESO y Bachillerato en nuestra comunidad autónoma fueron publicados el 3 de septiembre de este año.(Referencia legal 3)
e) Que la normativa que regula la evaluación de la E.S.O. y del bachillerato ha sido aprobada el 25 de noviembre, más de dos meses después de comenzado el curso, cuando la mayor parte de pruebas de la 1ª evaluación ya están hechas. A partir de ahora tendremos que estudiarla y trabajarla para poder aplicarla, algo que no se puede hacer con inmediatez, pues como Vd. conoce contiene 48 puntos o apartados, más tres extensos anexos. (Referencia legal 4)
f) Que no estamos respetando el derecho que la ley le reconoce a los alumnos, verdaderos destinatarios del servicio educativo, el de ser informados a principios de curso de la forma en que van a ser calificados, por la simple razón de que a fecha de hoy nosotros como profesores no lo sabemos.
g) Que lo anteriormente expuesto no quiere decir que no estemos trabajando en las nuevas programaciones docentes, lo estamos haciendo y con una fuerte dedicación (muchas veces restándole tiempo a otras funciones más importantes como educadores que somos) estudiando borradores y normativa, material publicado por las editoriales de los nuevos libros adaptados a la LOMCE… Estamos haciendo un trabajo duro, pero todavía se encuentra lejos de estar finalizado.
h) Que siguiendo las indicaciones de la Consejería de Educación a finales del pasado mes de junio, habida cuenta que había que cumplir con la elección de los libros de texto antes de finalizar el mes de junio de 2015 y que el currículo de la ESO y el Bachillerato fue publicado el 3 de septiembre de 2015, como antes se ha mencionado, en muchas materias no cambiamos el libro de texto, por lo que estamos trabajando con el libro del año anterior, no adaptado a la LOMCE. (Referencia legal 5)
i) Que ello supone que debamos hacer un trabajo adicional de complementar y adecuar los contenidos. Además intentamos hacernos con las guías didácticas y programaciones de las editoriales, no sin encontrarnos dificultades por no tener implantados sus nuevos libros adaptados a la LOMCE. Una vez sorteados estos obstáculos nos encontramos con otro problema añadido: en muchos casos las programaciones de las editoriales no reflejan los contenidos, criterios de
evaluación y estándares de aprendizaje publicados en el currículo oficial, por lo que tenemos que hacer otra labor más de readaptación, a la vez que paralelamente seguimos trabajando en cómo implantar el nuevo sistema de calificación. Ello nos lleva a todo el profesorado a estar en una situación de ansiedad permanente, pues a estas alturas no tenemos todavía ultimado el sistema de calificación. Ocurre, además, que las calificaciones que estamos poniendo están basadas en lo que veníamos haciendo en cursos anteriores (pues algún criterio hay que tener), pero hay que
hacerlas coincidir después con los estándares que definamos como básicos y no básicos, el peso de ellos, etc., etc., etc.  O sea, estamos calificando sin saber cómo vamos todavía a poner la nota final.
Por todo ello, a Vd. le
SOLICITAMOS:
Que no sea de aplicación para el actual curso 2015/16 el nuevo sistema de evaluación y calificación previsto en la LOMCE, para evitar todos los problemas a que nos hemos referido, porque creemos que es lo legal, lo coherente y lo sensato, habiendo razones jurídicas, pedagógicas y didácticas que le han sido expuestas.
Porque creemos que hay que tener en consideración la dignidad de nuestro trabajo.
Porque queremos hacer nuestra labor, pero hacerla bien.

Cehegín, 26 de noviembre de 2015″

Pinche aquí para descargar el original remitido a SPES-Murcia.

Anuncios

Evaluación por estándares: SPES-Murcia se reúne con la Dirección General de Calidad Educativa y Formación Profesional

IMG-20151130-WA0000

Andrés Nieto (derecha), secretario de SPES-Murcia, junto a Fernando Mateo, Director General de Calidad Educativa y Formación Profesional

Este lunes 30 de noviembre, a las 18.00, el sindicato SPES-Murcia fue convocado por don Fernando Mateo Asensio, Director General de Calidad Educativa y Formación Profesional, con motivo de recabar las opiniones de los profesores acerca del proceso de implantación de la evaluación LOMCE, que está generando un buen número de críticas entre los docentes de enseñanza secundaria de la Región.
Se da la circunstancia de que hacía unos días que SPES-Murcia, haciéndose eco de ese malestar y queriendo contribuir a denunciar el tremendo disparate y despropósito que supone la forma en la que se está llevando a cabo la implantanción del nuevo modelo de evaluación en enseñanza secundaria en la Región de Murcia, se sumó gustosamente a la campaña de denuncia que había iniciado el profesor Antonio Jose Cano López desde la plataforma cívica www.change.org, dándole visibilidad en la propia web del sindicato. Esta campaña, en menos de una semana, había conseguido miles de apoyos y un gran número de opiniones críticas muy sensatas y razonables contra dicho nuevo “monstruo pedagógico”, provinientes en gran parte del profesorado de la Región, entre cuyos miembros el mensaje pidiendo apoyo para la campaña corrió como la espuma.
Muy amablemente recibidos por el propio Director General, don Fernando Mateo Asensio, SPES-Murcia ha transmitido directamente las principales quejas de los compañeros acerca del nuevo sistema de evaluación y ha hecho entrega del documento “Evaluación por estándares en la CARM: misión imposible“, en el que se recogen algunos de los aspectos más controvertidos de la misma tales como: su arbitrariedad, su excesivo énfasis en un tipo de evaluación inoperativa, una burocratización rampante e inútil, la poca formación y la gran desinformación con la que se está llevando a cabo o la abusiva carga de trabajo que supone para los profesores, entre otras. SPES-Murcia propuso que se suspendiera la evaluación de estándares tal y como está planteada para este curso en la enseñanza secundaria y que, en todo caso, se haga recaer el peso de la evaluación no tanto en los estándares cuanto en los propios criterios de evaluación ya que: 1)los estándares, en el fondo, no son más que especificaciones de los propios criterios y 2)los estándares están para facilitar la uniformidad de los instrumentos de evaluación, no para ser calificados uno a uno, lo cual constituye un auténtico disparate.
El Director General (que es profesor funcionario de carrera de enseñanza secundaria), don Fernando Mateo Asensio, recogió estas opiniones desde una notable sensibilidad, una actitud muy constructiva y un deseo sincero de querer conocer lo que los profesores realmente opinan que puede mejorar el proceso de evaluación, comprometiéndose a tomar nota del sentir general de cara a futuras actuaciones.

Evaluación por estándares en Murcia: un enfoque completamente equivocado

La implantación de la LOMCE supone unos cambios muy significativos en la organización de los centros y en el trabajo diario de los profesores. Se está pidiendo a los profesores que apliquen la nueva legislación sin apenas haber tenido tiempo para adaptarse a todos los cambios que ésta supone: los decretos de currículum de ESO y Bachillerato no fueron aprobados hasta el 2 y el 5 de septiembre, respectivamente. Sin ir más lejos, ni siquiera se han podido tomar decisiones adecuadas en materia de libros de texto: como la editoriales no conocían los decretos de currículo de Murcia, no han tenido tiempo de adaptar sus textos a la legislación murciana antes de que comenzara el curso.

Pero lo que se lleva la palma en comentarios y preocupaciones es “el tema de los estándares”. La pregunta entre los profesores este año es “¿cómo llevas los estándares?”. Y es que entre los profesores que han de aplicar la nueva legislación existe una gran confusión.

En general, desde SPES-Murcia creemos que se ha cometido un error monumental en el enfoque dado por esta Consejería de Educación a la evaluación por estándares que es, seguramente, uno de los puntos más “sensibles” del proceso educativo. Sin embargo, a punto de acabar la primera evaluación LOMCE en secundaria todavía no disponemos de una orden de evaluación (y, por lo que hemos visto, es muy de agradecer que así sea, la verdad).

El enfoque centra toda la atención y recursos en los famosos “estándares evaluables”, pero desde un punto de vista completamente erróneo e inoperativo. Se obliga a los profesores a programar y evaluar uno a uno todos los estándares de su materia, con las correspondientes adaptaciones pertinentes para cada alumno que lo precise, que no son más que especificaciones de los propios criterios de evaluación. Eso convierte la evaluación en un auténtico infierno burocrático, completamente inútil e inoperativo. Algo de lo que, antes siquiera que otros sindicatos, ya se alertó desde el Consejo Escolar de la Región de Murcia en su dictamen 11/2015, sobre el currículo de secundaria:

Este Consejo Escolar en su dictamen emitido sobre el proyecto de decreto por el que se establece el currículo de la Educación Primaria en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, actualmente vigente, se pronunció en contra de todo aquello que pudiera significar incremento de la carga burocrática a la que está sometido el profesorado en los últimos tiempos, lo que constituye una reivindicación habitual de este colectivo pues considera que puede hacer que se resienta su tarea profesional. 
De igual forma, y en relación con el presente Proyecto de Decreto por el que se establece el currículo de la Educación Secundaria Obligatoria en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, sometido a dictamen de este Consejo, mantenemos el mismo criterio de que las nuevas normas deberían reducir todo lo posible las tareas de índole administrativa que actualmente tiene que realizar el profesorado. Por el contrario, consideramos que estas tareas se ven incrementadas con el presente proyecto de decreto, pues a las actuales se añaden los estándares de aprendizaje, los perfiles competenciales o de materia (todas las materias que contribuyen a una competencia y todas las competencias a las que sirve cada materia), los instrumentos para evaluar dichos estándares o los indicadores de logro del proceso de enseñanza y de la práctica docente que se deben utilizar para la evaluación por parte de los departamentos y equipos docentes, lo que constituye una mayor carga para el profesor sin garantizar un mejor aprendizaje de los alumnos (Consejo Escolar de la Región de Murcia, dictamen 11/2015 sobre el currículo de ESO) 

Este exceso de burocracia a la hora de evaluar no es operativo. Esto no es una mera apreciación subjetiva. Supongamos un profesor que tiene 9 grupos de 30 alumnos por aula y que en cada grupo debe evaluar una media de 40 estándares: en un curso debe evaluar con “objetividad” 10800 estándares. Es un disparate.

La Consejería ha tratado de desarrollar una aplicación informática, @Nota, para poder llevar a cabo este proceso. Pero sólo consigue incrementar exponencialmente la burocracia, el papeleo (aunque en soporte digital) y hace prácticamente imposible un proceso educativo adaptado a la realidad del alumno.

Esta forma de evaluar puede dar fácilmente lugar a entender la tarea de educación al modo de la producción industrial, obviando la tremenda complejidad del proceso y la cantidad ilimitada de variables no controlables que intervienen en el proceso educativo (inteligencia, voluntad, familia, economía, carácter, interacción, complejos, hormonas, edad, sexualidad, miedos paternos, educación previa, etc.) Por no hablar de cómo esta evaluación tan burocratizada supone un menoscabo sutil, pero grave, de la autoridad del profesor, induciéndolo a ser un mecánico registrador de datos.

Por otra parte, creemos que se da lugar a una gran arbitrariedad al permitir que cada departamento de cada centro defina qué estándares son básicos y cuáles no (también en esto ya el Consejo Escolar de la Región alertó sobre ello al tramitar el currículo de primaria, que establece la misma distinción). No va a ser lo mismo obtener un aprobado en un centro que en otro. No se va a preparar igual a unos alumnos que a otros. Sin embargo, el examen de final de etapa sí va a ser igual para todos.

Por no hablar de la enorme carga de trabajo y de recursos que supone, en detrimento de todo el proceso, y no compensada de ninguna manera.

Por todo ello, creemos que es de justicia que las autoridades educativas de la Región de Murcia se replanteen seriamente el proceso y que se trate de enfocar el importantísimo asunto de la evaluación de una manera racional, sensata, lógica y basada en la experiencia de los profesionales que están a pie de aula.

“ELIMINAR LOS ESTÁNDARES DE APRENDIZAJE Y LA EVALUACIÓN LOMCE”, una petición de Antonio José Cano López

Damos difusión a la muy razonable petición de don Antonio José Cano López, profesor de Filosofía en el IES Jiménez de la Espada de Cartagena, a través de la plataforma change.org:

Dirigida a Parlamento español y 1 otro/a

ELIMINAR LOS ESTÁNDARES DE APRENDIZAJE Y LA EVALUACIÓN LOMCE

El sistema de Evaluación y Calificación que introduce la Reforma Educativa LOMCE está generando una gran preocupación e inquietud en toda la Comunidad Educativa.

Sin una correcta planificación de cursos o sesiones para laFormación del Profesorado, se les esta exigiendo a los Docentes que apliquen un sistema que supone para ellos algo ininteligible y completamente irracional.

El problema principal consiste en introducir una infinidad de parámetros de calificación, los odiosos “estándares de aprendizaje”, que están indicados para valorar pruebas de tipo censal o muestral, pero que son inútiles en una evaluación individualizada del alumnado, pues no es el objeto correcto y adecuado para el que están diseñados, dando lugar a una aberración pedagógica.

La evaluación y calificación con tan gran cantidad de elementos:contenidos de evaluación, estándares y subestándares de aprendizaje, competencias, áreas, siguiendo una escala que puede variar al gusto del consumidor, relacionando unos con otros, convierte el proceso educativo en un “condenado laberinto”, que el profesor es incapaz de controlar y los alumnos y los padres incapaces de comprender. La recogida de tantos datos numéricos despersonaliza el proceso de enseñanza aprendizaje, despreciando el trabajo del profesorado y de los alumnos y alumnas, y lo convierte en una tarea burocrática.

Por tanto, es necesario Derogar cuanto antes el Sistema de Evaluación y Calificación LOMCE y hacer que los Artífices del tal atropello asuman sus responsabilidades públicas.

CARTA A
Parlamento español
Ministerio de Educación

Antonio José Cano López ha lanzado esta petición

Firma aquí.